mié. Feb 1st, 2023

Reseña Histórica

Todo comenzó a fines de los años 80 cuando un tío lejano que había venido desde Australia, había traído de regalo dos aparatos de banda ciudadana AM, con su antenita listos para montar, a lo que mi viejo guardó pero nunca instaló. Siempre me decía que ese era un aparato para hablar tipo “walkie talkie” pero con un alcance de unos 10KM!!! me parecía una barbaridad y mas aún para lo que yo estaba acostumbrado a jugar con mi primo con los walkie talkies de juguete, que tenían un alcance de 100 mts como mucho. Recuerdo que venían con un calco con el código morse impreso y emitíamos señales de auxilio de S O S ; eran tres pitidos cortos, tres largos y tres cortos, que en el calco estaban descritos como (. . . – – – . . .) Había veces que hacía interferencia y escuchábamos conversaciones, nos parecía fascinante.

Pasó el tiempo hasta que volví a preguntarle a mi viejo por esos aparatos que tenía guardado en el placard, para ese entonces ya tenía unos 14 o 15 años, cuando le dije que un amigo del barrio, que iba a una escuela industrial, capaz sabría como instalarlos. Y así fue que mi viejo me dio acceso y con mi amigo le enchufamos una fuente de 12 volt de un viejo scalextric y empezamos a escuchar a la gente hablar y fue el momento en que apretamos el botón del mic e interrumpimos la conversación preguntando si nos escuchaban y se produjo la magia cuando nos respondieron, quedamos super fascinados, no lo podíamos creer, recuerdo que hablamos largo rato con esas personas que nos dieron la bienvenida a ése mundo nuevo para nosotros. A partir de ese momento a mi amigo le presté el otro equipo de banda ciudadana y hablábamos hasta largas horas de la noche y conocimos a varios personajes; mis compañeros de escuela, mis hermanos y mis primos, todos hicimos uso de aquel equipo. Con el paso del tiempo fuí ganando experiencia en el tema, llegué a fabricarme mi antena propia, compré una con más alcance, instalé dos tramos de torre para conseguir más altura, aprendí sobre los códigos con los que se manejaban, a pedir permiso, etc. Siempre estaba prendido y mientras hacía mis cosas, escuchaba lo que otros hablaban, a modo de compañía, y fué cuando se me ocurrió pasar música en algún canal libre, aunque me dijeron que violaba los códigos de banda ciudadana, además de estar prohibido, igualmente de pibe caprichoso, no les hacía caso, le ponía una cinta al mic y pasaba música haciendo “propio” ése canal, hasta que me hicieron entrar en razón y que para éso me haga un radio transmisor, que se compraban unos kits en las casas de electrónica el cuál podía fabricarme uno. Entonces me recorrí las casas de electrónicas que había en San Martín, fuí primero a Rual pero terminé encontrando en Radio Porchetto el kit que estaba buscando y comencé con esta nueva aventura. El kit venía con la placa y un diagrama esquemático, era bastante simple, pero para mis conocimientos nulos de electrónica de aquel momento era como hacer una bomba atómica, así que intenté descifrar el diagrama esquemático y obviamente soldé todo a revés, no entendía realmente lo que estaba haciendo, busqué ayuda y después de un tiempo me cansé y ése proyecto quedó inconcluso. Al cabo de un tiempo fuí perdiendo interés por el radioaficionado, apareció internet y ahí quedó todo juntando polvo.

Muchísimos años más tarde, con un smartphone en el bolsillo en el que uno puede escuchar la radio y música que quisiera en cualquier lugar del planeta sin interferencias, el radioaficionado casi extinto y el teléfono fijo a punto de desaparecer conocí a Catriel en una horneada cerámica en el BU (Bosque Urbano). Mientras el fuego ardía, cada uno contó su sueño de chico, y les dije de mi sueño de hacer mi propio radiotransmisor, en ese momento Catriel comentó que tenía un programa de radio en el IMPA y quedó ahí la cosa. Tiempo después Catriel empezó a frecuentar el espacio, intercambiamos números y contactó inmediatamente conmigo cuando se enteró que en el IMPA, donde funcionaba un taller de reparación y fabricación de transmisores de radio, podrían ayudarnos a construir uno, y ahí me sumé a la aventura de hacerlo realidad.

Desde el momento cero intenté documentar este camino de casi un año, poquito a poco, buscando todo lo necesario para su fabricación, desde recorridas a casas de electrónicas específicas a las no tanto para otras cosas, un poco de maña y entender el funcionamiento de lo que estaba sucediendo con cada “chirimbolito” que iba soldando en la plaqueta. Bobinas, transistores, capacitores y resistencias de tamaños ínfimos, fuentes, transformadores, puentes de diodos, etc, etc, en fín un largo camino, que quisiera compartir y que quizás alguno en la red le pueda servir.

Aquí Vamos!!!!

Elementos que componen un radiotransmisor:

1 –  La Fuente: es el que se encarga de alimentar todo el equipo, es a donde llega la corriente de 220 volt alterna y la cuál es transformada en continua y es donde se derivan el voltaje a cada una de las placas que componen el radio transmisor y ventiladores de refrigeración

2 – PLL: es donde se produce la magia, siendo el encargado de transformar el sonido y dejarlo listo para poder ser posteriormente excitado y transmitido. este elemento se compra ya fabricado y se consigue o se busca como PLL, yo lo compré en la calle misiones en el barrio de once, a media cuadra de Rivadavia, en una casa de electrónica muy antigua, que es exclusiva de elementos de radio, porque las hay para otras cosas, es como una ferreteria de barrio y una industrial, para decirlo de alguna manera. Investigando he visto que el PLL es lo que antiguamente usaban algunos coches que no tenían entrada USB (el cuál se puede conseguir facilmente y sirve perfectamente como PLL). Se enchufaba en donde iba el encendedor, se buscaba en la radio alguna frecuencia libre, se programaba para transmitir en esa frecuencia y lograba poder escuchar a traves de este mini transmisor de radio un pendrive con mp3 o podías conectar tu teléfono a través de una ficha jack (esas de los auriculares), atender el teléfono por ahí también a través de bluetooth.

3 – Excitador 10W: Le puse este nombre, quizas tenga otro, pero es el encargado de excitar la señal que sale del PLL de 0 a 10 Watts, siendo el punto de partida para de ahí en más poder sumarle en un futuro más potencia.

4 – Protector: es el que se encarga de proteger y apagar el equipo en caso recalentamiento en la placa excitadora o Roe (que es cuando rebota la señal enviada, de no tener una antena enchufada al equipo esta rebota quemando así los transistores RD15HVF que son los que excitan la señal y siendo los más caros de la placa)

5 – Sensor de ROE: como su nombre lo indica es un sensor que se ubica por detrás de la salida de antena, detecta el rebote y envía la señal al protector de apagar el equipo.

6 – Gabinete o Carcaza: es donde van agarradas todas las placas, la fuente, el switch que apaga y prende el equipo, la entrada de audio jack, y la conexión de antena.

 

dejo una foto de la mayoría de los elementos mencionados:

Gabinete, Fuente, PLL y excitador de 10W

Manos a la obra !!!

Yo empecé por la “placa protectora” porque lo ví como lo más fácil para soldar y para ir viendo como es grabar en una placa virgen con percloruro férrico.

Estos primeros elementos son fáciles de conseguir en cualquier casa de electrónica, por precio y por tener la mayoría de los elementos yo iba a microelectrónica ubicada en la calle Perón en el microcentro, además de estar cerca de la calle Paraná que está plagado de casas de electrónicas, fuentes, gabinentes y casi todo lo necesario:

Los primeros elementos son:

percloruro férrico

placa virgen PCB

papel transfer A4

Con esto ya podremos imprimir la placa, les dejo el PDF con la hoja impresa en tamaño A4 y en espejo en la cuál me entraron seis placas. Se debe imprimir en una impresora laser, NO en una de chorro a tinta, porque el papel es como si fuera plastificado y la tinta de alguna manera patina en la hoja liándola bastante, de no tener a nadie conocido que posea una de estas impresoras, hay muchas gráficas que hacen este trabajo, llevando la hoja transfer y el archivo en PDF lo imprimen sin ningún problema.

placa protectora espejado

Impresa la hoja Tranfer debemos grabarla en nuestra placa virgen con una plancha, lo ideal sería una de esas que se usan para imprimir serigrafía pero con un poco de maña se puede lograr con una hogareña sin mayores problemas, lo diferencia está en la temperatura y la presión que ejerce una de serigrafía que lo hace de manera pareja y abarcando toda la placa de una sola vez, en cambio con la hogareña es más difícil abarcar todo la placa teniendo que moverla de forma que no quede rincón sin planchar. Hice varios intentos hasta conseguirlo, por eso en el PDF les dejé hasta 6 intentos, de salir mal, no arruinarán la placa, esta se puede quitar con facilidad sumergiendola en agua y pasandole el dedo. Suponiendo que consiguieron planchar bien el papel, el mismo se retira sumergiendolo en agua hasta que este quede blando y tirando de una punta de a suave y de a poquito hasta quedar solamente las pistas.

Llegados a este punto se prepara un tupper o una bandeja plástica donde es colocado la suficiente cantidad de percloruro férrico asegurandose de que la placa quede sumergida en el líquido. al cabo de unos minutos la parte no pintada se empezará a corroer, que luego procederemos a lavar quedando grabadas las pistas a la placa PCB.

 

continuará…

 

 

 

 

 

 

By Juan Ariel Hueso

Autodefinido científico, apasionado, aventurero, amante del arte y de la música

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *